Hasta ahora Wanda Maximoff/Scarlet Witch ha tenido una discreta participación en el MCU. Pero luego de los anuncios de Kevin Feige en el pasado Comic Con San Diego, es evidente que la importancia del personaje será mucho mayor en el futuro. ¿Veremos finalmente el verdadero alcance de los poderes de Wanda? Hagamos un repaso a la historia y lo que podemos esperar de la historia de los vengadores más poderosos.

Wanda Maximoff (Elizabeth Olsen) es uno de los secundarios de lujo del —en ocasiones— superpoblado Universo Cinematográfico de Marvel. Al personaje le hemos visto enfrentarse a Ultron —y arrancarle el corazón—, detener a la Orden Negra de Thanos, destruir a la gema de la mente y, por último, enfrentarse al mismísimo Titán loco cara a cara. Pero aun así, su participación en el Universo cinematográfico de la Casa de las Ideas, sigue siendo más bien corta y circunstancial. Al Igual que Okoye en Avengers: Infinity War (2018), buena parte de los fanáticos no deja de preguntarse el por qué Wanda continúa lejos de la acción, a pesar que sus poderes no dejan de aumentar.

Kevin Feige y su equipo parecen haber notado la omisión y para la fase cuatro de Universo Cinematográfico de Marvel, dieron a la Bruja Escarlata una especial participación: el personaje tendrá su propia serie y también, lo que se anunció como una “significativa” participación en la venidera película Doctor Strange in the Multiverse of Madness, lo que pone al personaje en el centro de lo que sea ocurrirá en el futuro marvelita. Se trata no solo de una interesante decisión argumental, sino además la oportunidad perfecta para mostrar los verdaderos poderes de Wanda, que no son pocos. Hagamos un rápido repaso por la historia de uno de los personajes más interesantes de la factoría Marvel y cómo pueden influir sus considerables capacidades en la forma en que comprendemos los multiversos y los arcos temporales.

El poder de una bruja

En los cómics, La bruja Escarlata tiene poderes muy distintos –y mucho mayores– de los que hasta ahora hemos visto en la pantalla grande. Si en los films es capaz de provocar alucinaciones y concentrar su poder de manera efectiva para destruir —como lo hizo con la gema de la mente—, en los cómics sus capacidades están más relacionados con su habilidad para manipular el tiempo y la realidad. Y mientras que el MCU no ha sido muy explícito al explicar su origen —a no ser un puñado de frases y mostrarla junto a su hermano Quicksilver en la escena post créditos de la película The Winter Soldier— en su versión comiquera su historia es compleja y relacionada de manera directa con el mundo mutante.

Hija del villano mutante Magneto, Wanda nació en el mundo del cómic en 1964, cuando apareció por primera vez en X-Men # 4, bajo la autoría de Stan Lee y Jack Kirby. Por entonces, era una supervillana y miembro fundador de la Hermandad de Mutantes, una organización semiclandestina de supremacistas del célebre gen X. En su debut, sus poderes aún no estaban del todo definidos, a no ser dejar muy claro que no se trataban de algo de índole sobrenatural, a pesar de su apelativo como “Bruja”. Solo estaba claro que Wanda podía alterar las reglas de la física (sobre todo el tiempo) y que esas capacidades tenían una inmediata relación con su genética.

Pero en la década de 1970, el escritor y guionista Steve Englehart cambió la historia de Wanda y decidió que sus poderes tendrían una definitiva relación con la magia, elemento que comenzaba a tener una especial relevancia en el Universo Marvel. Bajo la tutela de la poderosa y antigua bruja Agatha Harkness —que ya formaba parte de la historia de Los Cuatro Fantásticos— Wanda aprendió que, a pesar del origen biológico de sus poderes, la magia le podía brindar la oportunidad de ser mucho más poderosa. Fue un golpe de efecto que no sólo aumentó la relevancia del personaje dentro del mundo marvelito sino que la convirtió en un curioso híbrido entre los dos extremos más populares de la casa: Wanda era una mutante que a la vez podía controlar el mundo de lo místico, una combinación que le permitió tener una influencia considerable en todo tipo de historias distintas.

En el cómic, Wanda se enamoró —y posteriormente contrajo matrimonio y tuvo hijos— con el androide Vision, uno de los pocos hilos argumentales que su personaje conserva en las películas. Y es en esta pequeña conexión con su yo en el cómic, lo que podría indicarnos qué ocurrirá con el personaje a medida que se haga más importante —y poderoso— en el Universo Cinematográfico de Marvel.
Una malograda historia de amor

En el mundo del cómic, Wanda atraviesa una serie de crisis mentales que dejan muy claro que además de ser uno de Los Vengadores más poderosos, también es uno de los más inestables. También, es esa fragilidad mental y la enorme envergadura de su poder, lo que hace que su vínculo con el Doctor Stephen Strange sea uno de los más curiosos del Universo marvelita. Una relación que bien podría cambiar al MCU como lo conocemos hasta ahora.

El primero de sus momentos bajos, ocurrió cuando luego de disfrutar de una corta etapa como esposa y madre feliz, Vision fue secuestrado, desmembrado y por último, perdió todos sus recuerdos, lo que destruyó por completo su relación con Wanda. Por si semejante tragedia no fuera suficiente, la Bruja Escarlata también descubrió que sus hijos gemelos, habían sido creados gracias a fragmentos del alma de un viejo enemigo marvelita, el demonio Mephisto. En realidad: los niños nunca reales sino parte de un plan más complejo. Para la mente de Wanda, la combinación de ambas cosas fue excesiva: se unió a su padre Magneto en su lucha supremacista y por algún tiempo, fue una temible villana que asoló el mundo Marvelita, mientras sus poderes aumentaban de manera exponencial. Poco después, obtuvo la redención —una de las varias que ha tenido en su recorrido como heroína— luego que Agatha Harkness borrara su recuerdo como madre.
En la década de los ’90, Wanda aprendió acerca de la magia del Caos y más importante aún, la forma de controlar el tiempo

En la década de los ’90, Wanda aprendió acerca de la magia del Caos y más importante aún, la forma de controlar el tiempo. En Avengers: Disassembled (2000), Wanda descubrió que había perdido los recuerdos de su vida como madre y en medio de una crisis de cólera, alteró la realidad con solo desearlo. El personaje llegó entonces al cenit de su poder y aunque, por último, fue vencida —y de nuevo obtuvo la redención— el aumento de su poder le permitió obtener su propia serie de cómic y también, un mundo a su medida.

Es aquí el lugar en que seguramente se cruzará el argumento de la historia de Wanda en el mundo del cómic y en el Universo Cinematográfico de Marvel: un arco que justamente abarca uno de los crossover más conocidos del Universo Marvel, ocurrido entre 2005-2006 y que para la pantalla grande, podría significar la llegada de los X Men a la pantalla grande de la mano de Marvel.

Wanda, dueña del tiempo ¿y de los Multiversos?

En el cómic House of M escrito por Brian Michael Bendis y dibujado por Olivier Coipel, Wanda atraviesa el luto por la muerte de sus hijos. En medio del dolor, reescribe la realidad desde sus cimientos, lo cual provoca que los mutantes gobiernen el mundo. Se trató de un evento catastrófico que cambió la historia del Universo Marvel y que luego, la misma Wanda deshizo con la ya famosa frase “No más mutantes”, gracias a lo cual suprimió los poderes de la mayoría de los X Men, lo que impactó no solo en el Universo habitado por el Doctor Xavier y compañía, sino buena parte del resto de las líneas argumentales superheroicas.
¿Será el Doctor Strange el responsable de mostrar a Wanda el verdadero alcance de sus poderes?

Lo curioso de House of M es que la historia podría sustentar a la venidera película Doctor Strange in the Multiverse of Madness de Derrickson y también, los posibles eventos de la serie WandaVision. En el cómic Wanda intenta recuperar su vida perdida con Vision y la reescribe desde el origen, lo que supone una manipulación temporal que coincide con el tono y la forma en que el MCU asumió desde el chasquido de Thanos el Universo que maneja. Y es justamente el Doctor Strange en compañía de Charles Xavier, quienes intentan no solo descubrir las implicaciones de los poderes de Wanda sino también, la forma en que sus poderes modifican lo esencial de las líneas temporales y de los diferentes multiversos de la casa de las ideas.

¿Ocurrirá lo mismo en pantalla? Lo más probable es que sí: la ya anunciada participación de Wanda en Doctor Strange in the Multiverse of Madness (que podría sugerir que el doctor tomaría el lugar de Agatha Harkness como tutora de Wanda), hace también suponer que antes o después, la Bruja Escarlata podrá manipular el tiempo y la realidad a gran escala. ¿Es ese el argumento de WandaVision? La serie llegará a pantalla en primavera del 2021, muy cerca del estreno de la secuela inmediata de Doctor Strange, lo que sugiere que ambas historias están estrechamente ligadas una con la otra. Tanto una como la otra, tienen lugar luego de los eventos de Avengers Endgame.

Sin duda, hay una conexión dramática entre ambos escenarios: ¿será Doctor Strange el responsable de mostrar a Wanda el verdadero alcance de sus poderes? ¿Intentará Wanda traer a la vida a Vision a través de ellos? Lo que sea que ocurra, queda muy claro que la próxima fase del Universo Cinematográfico de Marvel, será mucho más extraña e imprevisible de lo que podríamos suponer. Y sin duda, más interesante.

Fuente: Fotogramas.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here